viernes, 31 de marzo de 2017

Preguntas de la gente

Como alcanzar a la gente de hoy en día – por Lawrence Wilson (www.lawrencewilson.com)


¿Qué tiene conmigo?
El sermón debe empezar con una pregunta, una cuestión de la vida actual y terminar con una solución bíblica. Todo el mundo tiene preguntas acerca de la sexualidad, el valor de la vida, la inmigración, la justica económica y el propósito de la vida—no hay excuso por no atender a sus preguntas y preocupaciones.

¿Qué importa ésta sermón?
La gente tiene muchos problemas—no todos urgentes. El mundo se mueve demasiado rápido para enfocarnos en cosas factualmente verdad sino sumamente no importante. Debemos mostrar la importancia del tema y mensaje. ¿Qué pasaría si rechazo a Jesús? ¿Por qué deben importar más los valores que el dinero? 
En algún momento durante la plática, debemos decir, “Esto es porque importa tanto este mensaje: ____________________________________.”

¿Qué dice Dios de este asunto?
La gente quiere oír de Dios. No importan a ellos lo que dicen las noticias, las industrias, la psicología.

¿De qué está hablando?
Tenemos que comunicarnos con más que sola la voz. Vivimos en un mundo de híper-estimulación…la mayoría, visual. Tenemos que usar la voz, elementos visuales, videos, nuestros cuerpos (lenguaje corporal) y otras cosas para capturar la atención e imaginación de la gente.

¿Por qué debe confiar en tus palabras?
La gente quiere creer en nosotros y nuestras palabras. Como predicadores y maestros en la iglesia, tenemos que ser convencidos de nuestras palabras…debemos tener una convicción que fluye de nuestras voces, a través de nuestros manierismos…de nuestro ser.

¿Qué es posible?
Nuestro trabajo no se acaba hasta que la gente cree que con Dios todo es posible. Tenemos que ofrecer a ellos un futuro mejor. Ellos necesitan saber que Dios hace nuevas todas cosas.

¿Y ahora qué?
Aun buena información es inútil si la gente no sabe qué hacer con la información. Aun gente muy educada, inteligente no sabe cómo aplicar las verdades espirituales a sus vidas cotidianas. Tenemos que ofrecerles ejemplos concretos de cómo aplicar la enseñanza, la predicación en/a sus vidas. Tenemos que ofrecerles la oportunidad a responder al reto o a la llamada del sermón.

Como predicadores y maestros en la iglesia, debemos presentar un problema actual y lo que dice Dios acerca del problema. Debemos dar esperanza a la gente y llamarles a un cambio en sus vidas. Finalmente, debemos creer en lo que decimos con todo del corazón.

¡Ésta es predicar!


martes, 30 de junio de 2015

Recordando Nuestro Quehacer Pastoral*

1En la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por Su manifestación y por Su reino te encargo solemnemente: 2 Predica la palabra. Insiste a tiempo y fuera de tiempo. Amonesta, reprende, exhorta con mucha (toda) paciencia e instrucción. 3 Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, conforme a sus propios deseos, acumularán para sí maestros, 4 y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a los mitos (a las fábulas). 5 Pero tú, sé sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio.
II Timoteo 4:1-5, NBLH

En ésta carta, Pablo está escribiendo una palabras a su hijo en la fe, a un pastor joven, para ayudarlo en seguir el camino de fe y en cumplir su llamado. Son palabras para nosotros también.

Predica la palabra.”  Nosotros hoy en día automáticamente entendemos ‘la Palabra’ como ‘la Biblia.’ Pero, aquí Pablo indica mucho más—porque en el tiempo de escribir ésta carta no existía la Biblia…ni aun el Antiguo Testamento como un libro.  En el Nuevo Testamento, ‘la Palabra’ refiere la mayoría del tiempo al mismo ‘Palabra’ que encontramos en Juan 1:1 (allá traducido en español como ‘el Verbo.’)  La Palabra, el ‘Logos’ refiere a Jesucristo sí mismo.  Entonces, el primer consejo de Pablo a su hijo—y a nosotros—es ‘¡proclame Cristo!’

Insiste a tiempo y fuera de tiempo”…es un llamado a quedar firme en nuestro intento. Debemos persistir en ser fiel a nuestro llamado si en el momento nos conviene o no, si sea oportuno o no. Debemos entender que nuestra vocación, nuestro ‘trabajo’ no termine cuando salimos del púlpito. Somos pastores en el templo, en los negocios, en las calles.

Amonesta, reprende, exhorta con mucha (toda) paciencia e instrucción.” Aquí, Pablo nos llama a una vida de equilibrio. Debemos cumplir nuestros quehaceres con mucha paciencia e instrucción. Interesantemente, el griego que se traduce ‘instrucción’ no se refiere a palabras sino a las acciones. Instruimos por medio de nuestras acciones, nuestro estilo de vida. En palabra y en acciones, debemos vivir como ejemplos de la fe.

“Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, conforme a sus propios deseos, acumularán para sí maestros, 4 y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a los mitos (a las fábulas).”  “Sana doctrina.”  Guau.  Sí, mis hermanos, ésta es muy importante porque ya vemos movimientos en nuestros propios países y en nuestras propias iglesias hacía el error.  Somos Cristianos—gente del Nuevo Testamento, el nuevo pacto en Cristo Jesus.  Él y Su mensaje debe ser nuestro mensaje.  Somos metodistas—una gente de gracia, una gente que se trata de vivir e involucrarse en un ministerio y evangelismo de palabras y de obras. Ya vemos pastores, líderes e iglesias experimentando con o ya practicando doctrinas falsas de prosperidad, legalismo, espiritismo.  Sana doctrina, hermanos—si no estás contenta en el rebaño metodista, busca otro pasto, por favor; no trata de corromper lo que tenemos para agradecerte tú mismo. Debemos estudiar nuestra doctrina, predicar nuestra doctrina y practicar nuestra doctrina.

“Pero tú, sé sobrio….”  Sé prudente.  Mantenga el equilibrio entre corazón y cerebro. Toma decisiones--por la congregación y por ti mismo--cuidadosamente.

“…Sufre penalidades….”  ¡Ya Pablo sabía de los comités de la iglesia! En serio, el sufrimiento es parte de la vida. Nuestro Señor lo nos prometió que si seguimos a Él vamos a sufrir.

“…Haz el trabajo de un evangelista…”  Por Dios, proclame el evangelio…las buenas nuevas…las buenas noticias del amor, del perdón, de la gracia de Dios.  Cuando los hermanos salen de nuestras servicios/cultos, no deben sentir golpeado…deben salir refrescado, renovado por oír las buenas noticias de Dios.

“…Cumple tu ministerio….”  Una iglesia reconoció la obra de Dios en tu vida. Un obispo te encargo con el cuidado de una congregación de creyentes y con un área geográfica (una parroquia) en donde debes brillar como la luz de Dios. Nuestro trabajo, hermanos, es para estar en las vidas de los demás…en las calles de nuestras parroquias…mientras vivimos una vida cristiana, cuidando nosotros mismos y a nuestras familias.

La vida ministerial sí puede ser un cargo. Tiene sus dificultades. Hay momentos en cuando nos sentimos sumamente aislado, malentendido.  Podemos enfocarnos en las pocas negativas.  O, podemos enfocarnos en nuestro llamado por Dios.  La vida ministerial es una aventura—tenemos la oportunidad única de participar en la gran misión de Dios hacía al mundo; tenemos un parte en crecer y levantar Su Iglesia, en buscar e invitar a los incrédulos y los perdidos a conocer y experimentar el amor y gracia de Dios en Cristo Jesús.

Hoy podemos iniciar un capítulo nuevo en nuestras vidas.  Hoy comenzamos a escribir un historia nueva…una historia de aventuras, de gozo, de relaciones, riesgos tomado por Dios. Que sea una historia de pasión, de risas, de lágrimas, de buenas bienvenidas y despedidas, de éxitos, de retos, de metas. Más que todo, espero que nuestras vidas serien historias de fidelidad a nuestro Dios y a Su llamado en nuestras vidas.

Que Dios nos bendiga y nos fortalezca, mis hermanos pastores.  Amen.

Hno. Jon Herrin
Pastor, Primera Iglesia Metodista de Rio Grande City, Texas.

* Predicó éste pasaje y sermón en el culto de graduación del Seminario Metodista Juan Wesley, Junio 2012.


martes, 7 de abril de 2015

La Resurrección - el momento decisivo de la fe cristiana


Cuando pasó el sábado, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé compraron especias aromáticas para ir a ungir el cuerpo de Jesús. Muy de mañana el primer día de la semana, apenas salido el sol, se dirigieron al sepulcro. Iban diciéndose unas a otras: « ¿Quién nos quitará la piedra de la entrada del sepulcro?» Pues la piedra era muy grande.

Pero al fijarse bien, se dieron cuenta de que estaba corrida. Al entrar en el sepulcro vieron a un joven vestido con un manto blanco, sentado a la derecha, y se asustaron.

—No se asusten —les dijo—. Ustedes buscan a Jesús el nazareno, el que fue crucificado. ¡Ha resucitado! No está aquí. Miren el lugar donde lo pusieron. Pero vayan a decirles a los discípulos y a Pedro: “Él va delante de ustedes a Galilea. Allí lo verán, tal como les dijo.”

Temblorosas y desconcertadas, las mujeres salieron huyendo del sepulcro. No dijeron nada a nadie, porque tenían miedo. (Marcos 16: 1-8, NVI)


¿Lo que da la fe cristiana su razón de ser? ¿Lo que hizo que la fe cristiana lo que es? ¿De dónde viene el raison d’être de la Iglesia—el pueblo de Dios reunido?

Imagine conmigo por un momento lo que habría pasado si las dos Marías y Salomé se habían ido temprano esa mañana para ungir el cuerpo... y el cuerpo todavía estaba allí. ¿Qué habría pasado entonces? Ellas habrían aplicado debidamente las especias para el cuerpo, en honor a la muerte el que tanto había afectado a sus vidas. Habrían ido a casa, experimentó una temporada de luto, y vivió sus vidas. Los discípulos... bueno, ya sabemos lo que Pedro, Santiago y Juan habrían hecho, habrían ido a pescar... y se quedaron pescando. Oh, habrían hablado del Nazareno que tanto cambió sus vidas, tal vez recordando algunas de las enseñanzas y de los momentos más increíbles.

"Oye, Pedro, ¿recuerdas cuando él fue en el templo con el látigo de cuerdas que hizo?! Nombre, la gente volaban en todas direcciones! Pelo, dinero y personas estaban saltando y rebotando por todas partes! Ja, ja….”

Quizás iban a tratar de compartir con otros lo que Jesús había dicho… relatos que ya sonaría un poco hueca. Porque no sólo habían oído la buena sabiduría y la llamada a las buenas obras, sino que también habían escuchado promesas de ‘resurrección’ y ‘retorno’. Al final, que irían de nuevo a las redes, días o noches en el mar de Galilea… y ellos habrían muerto los hombres y mujeres en sus viejez, feliz para los días que tenían con el Maestro, pero de alguna manera decepcionados todo había ser tan efímera….

Pablo habría continuado sus estudios, subido a través de las filas de los fariseos, se sentó en el Sanedrín. Incluso podría haber hecho “sumo sacerdote” en algún momento de su vida. Su vida pudo haber quedado muy centrada en Judea. No hay viajes a Éfeso, Corinto, Tesalónica, Roma, España….

Nada habría sido escrito. No hay Evangelios, no hay cartas a las iglesias, no hay cartas a líderes comunitarios. Imagínate, nunca hubiéramos leído o escuchado palabras como….

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar….

Hecha tus cargas sobre Dios porque él tiene cuidado de vosotros….

El amor es paciente, amable,….

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar….

Padre nuestro que estás en los cielos….

Porque tanto amó Dios al mundo….

Estos tres permanecen la fe, la esperanza y el amor. Y el mayor de ellos es el amor….


Ninguna de estas palabras se habría escrito, ninguna de ellas escuchado por el mundo. Jesús, al final habría sido otro buen hombre, sabio maestro, incluso milagro trabajador… sólo uno de los muchos lleno en la historia del mundo.

Pero algo inclinó la balanza, algo cambió todo….

“Ustedes buscan a Jesús el Nazareno, el que fue crucificado. ¡Ha resucitado!

¡Esto cambió todo! Debido a que Jesús fue resucitado de entre los muertos, porque él volvió a la vida, debido a que la tumba no lo contiene, la historia cambió para siempre.

Sus discípulos valentías viajaban por todo el mundo conocido para contar la historia de Aquel que había cambiado sus vidas... y en cada generación desde entonces, los discípulos han hecho lo mismo. Sus palabras y sus acciones fueron recordadas y cuidadosamente registradas. Su vida atraía y inspiraba generación tras generación para llevar su mensaje de las Buenas Nuevas de Dios a todos los rincones de la tierra. Su fe... su confianza, su creencia en Dios como un Padre amoroso cambiaron todo para el siglo primero... y por todos los siglos después. La esperanza ahora en una vida después de la muerte se movió y mueve a los hombres y mujeres, jóvenes y viejos, a abrazar, tomar la fe de Jesús. El amor que él nos enseño—un amor nueva, auto negación que honra a Dios, al prójimo y a sí mismo—ya se cambió el mundo y nos camba. A causa de la resurrección, se preservó la vida de Jesús, grabado, proclamado... a causa de la resurrección, la gente de este Jesús—la Iglesia—se reunieron y encontraron apoyo y fortaleza en su unidad... y ellos conservaron y vivieron la fe, la esperanza, el amor que encontraron en Jesús de Nazaret.

La Iglesia de hoy en día, el cristiano de hoy en día, se encuentra su razón de ser en el momento, el caso, el acto de resurrección. Como un "pueblo de la resurrección", ahora reunimos todos los domingos ("...el primer día de la semana, apenas salido el sol....") para recordar y celebrar la fe, la esperanza, el amor lo que encontramos en Jesús... Aquel que murió por nosotros, que venció a la muerte, que se levantó de la tumba para ofrecer a todos la Buena Noticia de Dios, la relación con Dios, el don de la vida eterna con Dios, un lugar en la increíble familia de propósito de Dios. La resurrección... cambia todo.

viernes, 18 de abril de 2014

Viernes Santo - 2014

Viernes Santo... La oscuridad cubre la tierra. Desesperación cubre a los discípulos. Vemos el camino al Gólgota, el lugar de la muerte, de la crucifixión. Vemos a Jesús y otros azotado, golpeado... y finalmente clavados a las vigas de madera duros. Ellos se levantan, expuestos a las multitudes... burlas, risas, lágrimas. ¿Jesús, rey de los judíos? ¿Hijo de Dios? Pide a su padre a perdonarlos... ofrece algunas palabras de consuelo a quienes lo rodean... y respira su última.  Se acabó. ¿O no?

Good Friday…. Darkness covers the land. Despair covers the disciples. We see the walk to Golgotha, that place of death, of crucifixion. We see Jesus and others whipped, beaten…and finally nailed to rough wooden beams. They are lifted, exposed to the crowds…jeered at, laughed, wept for. Jesus...King of the Jews? Son of God? He asks His Father to forgive them…offers some words of consolation to those around…and breathes His last. It is finished. …Or is it?

lunes, 21 de octubre de 2013

Predicación como una Respuesta

(Unos pensamientos especialmente para mis consiervos en el ministerio.)

Hace ocho año, comencé un estudios de la predicación en el Nuevo Testamento. Mi misión fue a llegar a un entendimiento sobre el contenido de esos sermones primitivos—los sermones y enseñanzas de los discípulos en los Hechos de los Apóstales.

Primeramente, si los sermones y enseñanzas anotadas en el Nuevo Testamento son recordados precisamente, ninguno de los sermones duraba más que 12 minutos (refiere al Sermón del Monte…si está leído lentamente.) También, veremos una falta de PowerPoint, de bosquejo por boletín, ni unas luces de color y música electrónica (no en que estos son cosas malas…solo obviamente no necesario). Y, otra cosas que notaríamos es la variedad de respuestas de la gente a los sermones/las enseñanzas—muchas veces, hay respuestas apasionadas…en otros momentos, una falta de respuesta.

Quizás, la realización más importante que descubrí durante este estudio de las predicaciones/enseñanzas de Pedro, Felipe, Esteban y Pablo es que sus predicaciones siempre…SIEMPRE…son respuestas a la situación ante de ellos. La predicación en el libro de los Hechos de los Apósteles es un acto de responder.

¿Y hoy en día? ¿Todavía la predicación es un acto de responder? ¿Enseñamos y predicamos en una forma que responde a lo que está pasando en la vida de la comunidad o en la vida de la iglesia? ¿O, reducimos la predicación a un ejercicio académico de la exposición teológica o literaria? ¿Ha sido transformado la predicación en una representación dramático o literario?

Antes de tomar otro paso, quiero afirmar que la buena predicación expositora o enseñanza dramática pueden ser formas de predicación excelente y apropiada. El clave es hacer de nuestra enseñanza y predicación una actividad responsiva. Si estamos predicando y enseñando como una respuesta a las preguntas y los eventos alrededor, la gente sí responderá sin usar de nuestro parte una forma de engaño. Si no predicamos como una respuesta, en lo mejor estamos levantando buenas preguntas que la gente todavía no ha pensado en preguntar, y en lo peor estamos dando respuestas a preguntas que nadie está levantando y que importa nada.

Por unos de los eventos más trágicos de nuestros tiempos—“9/11”, los tsunamis de 2004 y 2011, el terremoto de 2010 en Haití, Huracán Sandy, la tragedia de la Escuela Primaria Sandy Hooke, y más—hemos tenido muchas oportunidades para responder con predicación y enseñanzas significadas que muestran bien como nosotros como Cristianos, como seguidores de Jesucristo, podemos vivir a través tiempos así y cómo podemos ministrar a un mundo que no entiende por qué cosas así pasen. En una misma manera, podemos enseñar y predicar en respuesta a todas las cosas que impactan nuestras vidas y comunidades. Podemos mostrar a la Iglesia como las Escrituras proveen un camino para cada uno de nosotros—¡no siempre un camino fácil!—para pasar a través de las dificultades, celebraciones, luchas y victorias de la vida…y hacerlo mientras mantenemos nuestro vida de fe.

Mi esperanza es que cada uno de nosotros que este en pie en el pulpito o aula somos consciente de lo que está pasando en nuestro mundo, en nuestras comunidades, en nuestras iglesias que nuestra predicación da respuesta, responde, a las necesidades, las dudas y las preocupaciones en los corazones y en las vidas de la gente. Amen

~Jon~

martes, 1 de enero de 2013

Happy New Year!

Happy New Year to all!  I hope that you are as happy to see this year beginning as I am.  2012 was a pretty good year…but this year will be even better!

I wish you and yours the very best in the days, weeks, and months to come.  May we live well, live to the full, and live lives that impact others.

More to come…!

Feliz año!!  Espero que también estás muy contento ver el inicio de este año como yo.  El año 2012 fue bueno…pero este año será aun mejor!

Les deseo lo mejor por los días, semanas y meses por venir.  Que vivemos bien, que vivemos con abundancia, y que vivemos en una manera para impactar las vidas de la gente alrededor.

Hasta pronto…!

domingo, 30 de diciembre de 2012

Un Año Nuevo...Iniciando.


¿Quién Soy Yo?

Mi nombre es Jon Herrin y soy presbitero en la Iglesia Metodista Unida (IMU). Comenzé a sirvir la Iglesia de Dios cuando tenía 28 años en los 90's. Despues de unos años como 'pastor tiempo-medio local', cumplí los requisitos de ordinación y en 2005 fui ordinado como 'presbitero en plena connexión' en la Iglesia Metodista Unida – Conferencia del Norte de Georgia.

Despues de sirvir 12 años en la iglesia de los EEUU, mi familia y yo nos mudamos a Venezuela en 2005 para ayudar en dar a la luz el movimiento metodista allá...y después a México (2008) para entrenar pastores y líderes para la bien-establecida Iglesia Metodista de México.

En el verano de 2011, nos mudamos de nuevo a los EEUU...casi. Nos ubicamos en la ciudad fronteriza de McAllen, Texas, en donde vivimos y trabajamos en la comunidad...de donde viajamos cuando podemos a México para asistir y ayudar en los ministerios en que nos involucramos cuando vivimos allá.

Mientras he luchado con que significa para ser un ministro ordinado en la IMU, he determinado quedar en este movimiento dinamico y creciente de la gente de Dios. Dios me llamó ser un instrumento de Su gracia por medio de enseñar y predicar la Palabra, de administrar los Sacramentos, de proveer liderazgo y orden para la Iglesia de Dios, y de sirvir a toda gente en el nombre de Dios.

Claro, las cuatro responsabilidades mencionados arriba son muy importantes, sino este blog se enfoque en la enseñaza y predicación de las Escrituras.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Presuposiciones:

La Hora del Sermón en la iglesia local es la hora más importante de la semana.
La hora del sermón es cuando la mayoría de los congregantes están juntos; este es el tiempo en cuando el pastor tiene la atención de la gente; porque hay más gente presente y ellos están prestando atención, más cuidado-pastoral puede pasar en este momento que en cualquier otro momento de la semana. Por eso, la preparación del sermón es el quehacer más importante de la semana para el pastor.
Una vez yo estaba con un pastor joven en Venezuela y le pregunté, “Pues, ¿qué es el asunto de tu predicación mañana?” Me miraba un momento y me respondió, “Bueno, estoy pensando de predicar sobre el amor de Dios.” ¿En serio? ¿En el sábado en la noche? Si en verdad entendemos la importancia de nuestro llamado para proclamar las Buenas Noticas de Dios, no podemos estar buscando un sermón el sábado en la noche. O, sí, claro...he estado allá en esa situación en unas pocas ocaciones de mis 20 años de ministerio. Sin embargo, mi hábito y mi practica es comenzar mi preparación del semón en los martes. Trabajo duro cinco días en preparación de mis sermones...porque la hora del sermón es la hora más importante en la vida de la iglesia.

Pasando Tiempo en las Escrituras es Primero
Si vamos a predicar y enseñar la Biblia, debemos ESTAR en sus palabras día tras día, semana tras semana.
Unos pastores y maestros van a leer los libros de la Bibia, uno por uno, y permitirían cada libro enseñar, guiar, y formar sus vidas.
Unos pastores van a seguir el Leccionario Común Revisado o algo semejante...y permitirían estos lecciones enseñar, guiar, y formar sus vidas.
Y unos quizás van a usar una combinación de lecciones personales de las Escrituras y lecciones del Leccionario. Mi propia practica es seguir el Leccionario durante los tiempos muy especiales en el calendario ecclesiastico (El Adviento, la Navidad, la Semana Santa, el dominigo de Pentecostes) y seguir mis propios lecciones en el resto del año.

El Texto Determina el Sermón
Desmasiado, predicadores llegan a sus ideas...y después buscan un montón de versiculos o pedazos de versiculos para proveer respaldo a sus propias ideas. No es bueno. Debemos permitir el Texto, las Escrituras, a guiarnos en la dirección debemo seguir...debemos permitir la 'Palabra viviente' actualmente vivir y guiar nuestra predicación.
Por eso, vas a ver que soy proponente de la predicación 'expositiva'--enfoco en un pasage principal...lo estudio y 'desembaqueto' para descubir la aplicación del pasage a nuestras vidas y situaciones.

La Predicación ES una Respuesta
Mientras hay un resurgimiento de la idea que debemos 'predicar para una respuesta,' creo yo que debemos predicar COMO una respuesta. Un estudio del libro de Hechos revelará que en casi cada instancia de predicación el predicador es respondiendo a la situación o al asunto o a una emergencia. En que Hechos queda como 'el Libro de la Iglesia,' creo que el patrón está hecho que nuestra enseñaza y predicación debe responder a las necesidades actuales y/o percibidas de la comunidad de fe.

Si podemos aceptar la importancia absoluta del sermón en la vida de la iglesia, si pasamos tiempo diario en las Ecrituras, si permitimos que la Biblia nos habla y nos guia, y si reconocemos que nuestros sermones necesitan ayudar a la gente para responder a las sitacions actuales de sus vidas—civicas, morales, espirituales—entonces creo que vamos a tener sermones efecaces que revelan somos canales del amor y gracia de Dios para la gente que sirvimos.

En este blog, te invito caminar conmigo cada semana mientras desarrollo sermones que hablan a las vidas y situaciones de aquellos alrededor. Te invito leer y responder en el camino. Cada semana, voy a inciar un sermón y voy a editarlo durante la semana que puedes ver y seguir mis propias prácticas. Puedes tomar lo que quieres, lo que puedes utilizar en sus propios sermones. Todo aquí es para compartir con ustedes y ayudarlos en el gran arte y práctica de la predicación. Amen.

(Voy a ententar de seguir parallelo con mi blog en ingles: Practical Theology.)